El alma de Pablo Milanés se manifestó esta tarde en la Sala Dolores de Santiago de Cuba

«Pablo, mi Amigo»  es el título del concierto único que brindó  este domingo el cantante  José Armando Garzón y la Ronda Lírica» en la sala de Concierto Dolores, en homenaje al natalicio de su amigo entrañable el cantautor Pablo Milanés, quién hubiera cumplido ayer otro aniversario de vida.

Con un repertorio escogido por Garzón para la ocasión estuvieron temas de obligada interpretación tales como: Ya ves (a Capella), Para vivir, La soledad, Si ella me faltara alguna vez, Yolanda, El breve espacio, Ámame como soy, entre otras.

Entre historias, anécdotas y de canción en canción el solista contaba al público el porqué de cada tema, su relación de amistad con Pablo y sobre  el disco  “Trovadores»  que preparan juntos y que en otra ocasión hablaría del mismo.

Percusión, piano, dos violines y bajo conformaron el acompañamiento musical de Armando Garzón con los que creó el clímax perfecto para que el alma de Pablo Milanés se manifestara hoy en la Sala Dolores.

Milanés, a pesar de ser un cantautor internacionalmente reconocido en todas Hispanoamérica, España y resto del mundo fue un cultor de lujo de la trova tradicional presentándose en pasadas ediciones del Festival de la Trova Pepe Sanchez.

Pablo, a diferencia de otros cantautores  cubanos, si puede ser llamado TROVADOR con letras mayúsculas pues fue fiel descendiente de aquellos grandes trovadores santiagueros que supieron definir y exportar la canción criolla cubana.

Una noche entre melodías y canciones compuestas por Pablo, y que su amigo santiaguero José Armando Garzón quiso regalar al público asistente como digno homenaje a una de las figuras internacionalmente más reconocidas de la llamada «Nueva Trova»

Por Daina Dominico