Homenaje a Tiburón Morales y Son 14 en el Jazz Plaza

Por: Daina Dominico González

Corren los días del Festival Jazz Plaza 2024 en Santiago de Cuba y dentro del marco del Coloquio Mariano Merceron In Memoriam el comité organizador del evento realizó un sentido homenaje a Eduardo » Tiburón» Morales y a la popular agrupación santiaguera Son 14.

A la cita asistieron además fundadores del grupo, músicos que pasaron por este y desde México enviaron sus grabaciones los miembros actuales de la agrupación que actualmente se encuentran en el país azteca en contrato de trabajo.

El Salón Sierra Maestra del Hotel Santiago, sede de las dos jornadas del evento teórico del Jazz en la ciudad, los  asistentes pudieron escuchar en las voces de Tiburón, Carmenate y Rodulfo Vaillant varias anécdotas sobre el surgimiento y desarrollo del grupo. Vaillant en calidad  de moderador comenzó a narrar cómo conoce al joven Adalberto Álvarez en Camagüey, su venida para Santiago de Cuba y el surgimiento de Son 14. Eduardo Tiburón Morales, un guajiro del municipio de Amancio, en aquella época perteneciente a Las Tunas, también se sumó a la iniciativa de la nueva agrupación musical.

Según cuenta Vaillant la primera presentación del grupo que cuando se conforma adopta el nombre de uno anterior ya desintegrado, y fue en el Cine Cuba donde por primera vez se presenta la agrupación. Interpretan tres temas, y fue tanta la acogida del público que pidieron otro más, Adalberto sin saber que hacer se dirige hacia Vaillant y le pregunta que tema debían interpretar? cuenta este que le decía: Fuego Bombero! Fuego Bombero! Y fue así que se repitió como tres veces la misma canción. A partir de ahí Son 14 comienza a escribir su historia dentro del panorama musical santiaguero y luego cubano en general.

De Son 14 opinaba Tiburón que en sus tiempos se » fajo» con un grupo como Irakere mano a mano,  que era lo más grande que había en Cuba y en América en esos momentos. Con Van Van, Óscar de León. Según le expresará Pupy Pedroso antes de morir que cuando Son 14 levantó aquí no quedó Van Van ni nadie. Que nunca se había visto un director musical que pegará completo un repertorio, y eso lo hizo Adalberto Álvarez con Son 14.

Las palabras de agradecimiento de Tiburón hacia Santiago fueron emocionantes, ciudad que lo acogió como un hijo y por eso se quedó en esta tierra. Expresó que en Cuba el Son nunca muere, pero en Santiago menos. Es una sola cultura, en cualquier barrio, desde San Pedrito, Mexiquito, Chicharrones, El Hoyo. Cuando suena una lata en Carretera del Morro y ahí mismo bajan la loma los bailadores, así haya llovido.

Inolvidable e histórico se pudiera catalogar este intercambio con ese ícono de la música popular en Cuba que es Eduardo» Tiburón» Morales y algunos de los fundadores e integrantes de la agrupación. Agradecidos los participantes y asistentes en el coloquio por tener la oportunidad de saldar está deuda de cariño y agradecimiento con tan importante personalidad de la música cubana y realizar este digno homenaje a la agrupación y a la figura de Adalberto Álvarez.